No mas ley de Moore

Una computadora portátil Osborne Executive de 1982, y un teléfono celular iPhone de 2007. La primera pesa 100 veces más, es 500 veces mas grande, costaba 10 veces más y su procesador tenía una centésima parte de la velocidad del segundo.

Fué el 19 de abril de 1965 el día en que apareció en la revista Electronics un artículo escrito por Gordon Moore, cofundador de Intel, en el que hace notar que, desde la invensión de los circuitos integrados en 1958, cada año el número de componentes en cada circuito ascendía al doble, por lo que esperaba que la tendencia continuara por al menos diez años. Tiempo después el término de “Ley de Moore” fue acuñado dado el rápido desarrollo de los circuitos integrados, que han seguido esta tendencia hasta la actualidad.

En promedio, en los últimos años, se ha estado alcanzando un crecimiento del doble del número de componentes en un circuito integrado cada dos años, lo que ha permitido que tengamos computadoras portátiles más ligeras y de un menor tamaño, así como la inclusión de microprocesadores en diferentes aparatos eléctricos como los teléfonos celulares, cuyo poder de cómputo rebasa al de muchas de las computadoras de décadas pasadas.

Desde la concepción de esta llamada ley de Moore, se sabía que en algún momento se debía de alcanzar un límite. Aunque no se especificó qué tipo de límite podría alcanzarse, el que resulta obvio es aquel de la miniaturización de los componentes, pues en un caso extremo no puede rebasar un nivel atómico. Un reciente estudio muestra que posiblemente el límite de la ley de Moore esté por alcanzarse, aunque no por un límite en la miniaturización, sino por la manera en la que se provee de electricidad a los componentes.

Esta noticia puede causar incertidumbre en el mundo comercial en el que se espera ver componentes de hardware que son exponencialmente mejores cada dos años y que repentinamente pudieran encontrarse con un mercado que ofrece hardware ligeramente mejorado que no represente una mejora impresionante ni una disminución de costo significativa.

El problema que enfrentan los microprocesadores se resume en un artículo publicado el mes de junio en el Simposio Internacional de Arquitectura de Computadoras: los microprocesadores de hoy en día tienen tantos transistores que resulta impractico alimentar de energía a todos ellos al mismo tiempo, por lo que algunos se dejan sin energía mientras que otros siguen trabajando, fenómeno conocido como “dark silicon”.

El suministrar energía a todos los transistores existentes en el microprocesador puede fácilmente, además de generar un gran gasto de energía, causar un sobrecalentamiento del microprocesador, lo que llevaría a la falla en los resultados y eventualmente a la inoperabilidad del mismo. En los microprocesadores actuales el fenómeno de dark silicon ocurre hasta en el 21% de los transistores del chip y se espera que en tres generaciones de chips este número se eleve hasta un 50% para evitar el sobrecalentamiento, por lo que su eficiencia caería enormemente.

Hadi Esmaeilzadeh de la Universidad de Washington,  Emily Blem  y Karthikeyan Sankaralingam de la Universidad de Wisconsin-Madison, Doug Burger de Microsoft Research y Renée St. Amant de la Universidad de Texas, señalan en su artículo que el aumento de velocidad estimado para los procesadores actuales en el año de 2024 es de tan solo 7.9 veces, el cual, si no existiera el fenómeno del dark silicon, sería de cerca de 47 veces.

La controversia se ha desatado, pues mientras algunos piensan que los investigadores han encontrado un problema clave en el desarrollo de microprocesadores, otros, como el Dr. Dally de Nvidia, creen que es un escenario fatalista que deja ver los problemas de los diseños actuales de microprocesadores, por lo que estos serán superados con nuevos diseños, pues existe un espacio abierto para la innovación.

Hace algunos años los diseñadores de chips se enfrentaron con el tope de velocidad de los 3 gigahertz. Nuevos diseños emergieron introduciendo los procesadores con varios núcleos. Ahora el nuevo reto es la administración de energía, fenómeno del cual algunos opinan que puede ser resuelto con nuevos diseños, mientras que otros piensan que el problema es independiente del diseño. La pregunta se mantiene allí y solo el tiempo nos dará respuesta:  qué tanto puede superarse el problema del suministro de energía con nuevos diseños.

Fuente

Un comentario en “No mas ley de Moore

  1. Gracias. Me tenía preocupado el fin de la ley de Moore. Da gusto ver que al fin tenemos superado el desfase tecnológico local. ¡original del 31-7, traducción el 10-8! Y además con una discreta y efectiva referencia a la Fuente. Enhorabuena.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s