Los “piratas” amenazan a los “creadores” y a la industria del “contenido”

El día de hoy es la penúltima reunión en el senado para tratar el asunto del ACTA. En esta reunión se presentarán las conclusiones de las reuniones anteriores al sector público. He estado leyendo varios artículos que se han escrito sobre el tema y parece unánime la postura de las personas interesadas: No al ACTA. Existe por otro lado, el incansable discurso de organizaciones empresariales que luchan por exigir su dominio feudal sobre lo que a ellos convenga. Este discurso engañoso hace uso de ciertas palabras clave, para ganar la aceptación del público en general.

Pongo como ejemplo una campaña televisiva de la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), que ha expresado ante el senado, con Armando Manzanero como representante, la súplica de que el ACTA se apruebe. Recomiendo leer este artículo titulado “2 de buche y uno de piratas para llevar“, en el que se analiza esta campaña. El discurso de la SACM en esta campaña trata de equiparar las regalías de “uso de la música” con el trabajo que desempeña un médico o un taquero, los cuales jamás cobrarán 100 años después de muertos por haber hecho una nueva combinación de tacos o por haber detectado ingeniosamente el padecimiento de un paciente, por lo que la equiparación no tiene sentido.

Los primeros filósofos griegos, los primeros presocráticos, sugerían que el “logos”, la palabra, nos ayudaba a describir el mundo y por ende, a descubrir la verdad de las cosas. Tiempo después, Protágoras y los sofistas mostraba al “logos” como el instrumento para convencer a los demás, el instrumento mediante el cuál lo malo puede convertirse en bueno y lo injusto en justo, el instrumento para la demagogia, para convencer a los demás de unirse a sus intereses. ¿Cuáles son los intereses que busca imponernos la industria del Copyright? Para contestar esta pregunta los invito a leer la historia del Copyright que nos resume Rick Falkvinge en su artículo “Nada nuevo bajo el sol eclipsado del Copyright“.

El uso del lenguaje para confundir o ganar adeptos no es algo nuevo, sin embargo en lo referente a la mal llamada “Propiedad intelectual”, los términos engañosos han quedado en boca de todos, incluso de aquellos que hablamos en su contra, por lo que tenemos que combatir su uso. Pongo aquí algunos términos engañosos a evitar cuando se trata de dar una posición en contra del copyright. De estos términos nos advertía Richard Stallman y aunque puediéramos pensarlos como exagerados, encierran una gran verdad sobre el dominio del lenguaje y de la opinión pública. Para la lista completa clic aquí.

Compensación

Hablar de compensación para los autores en relación con el copyright implica suponer que: (1) el copyright existe para el bien de los autores y (2), cada vez que leemos algo, estamos en deuda con el autor, por lo que le debemos pagar. La primera suposición es simplemente falsa, y la segunda es indignante.

Consumidor

Cuando se usa para referirse a los usuarios de computadoras, quienes escuchan música o leen, el término consumidor está cargado de una serie de suposiciones que debemos rechazar. Reproducir una grabación digital o ejecutar un programa informático no es consumir.

Los términos productor y consumidor derivan de la economía. Dichos términos están asociados con perspectivas limitadas y suposiciones equívocas que tienden a deformar lo que usted piensa.

Además, describir a los usuarios de software como consumidores, presupone un papel limitado para ellos: se les considera como ganado que pasta de forma pasiva sobre lo que otros ponen a su disposición.

Este modo de pensar da lugar a contradicciones, como ocurre con la Consumer Broadband and Digital Television Promotion Act (Ley de promoción del ancho de banda y la televisión digital para consumidores, CBDTPA en sus siglas en inglés). Dicha ley pretende que sea obligatorio incluir mecanismos de restricción de copia en todo dispositivo digital. Si todo lo que hacen los usuarios es consumir, entonces ¿por qué deberían preocuparse?

La superficial visión económica que define a los usuarios como consumidores tiende a ir de la mano con la idea de que los trabajos publicados son mero contenido.

Contenido

Si usted quiere expresar que ha reprimido sus ganas de hacer algo, puede decir que se ha contenido. Sin embargo, para describir textos y otros trabajos con autoría, es preferible evitar este término. Cuando se habla de contenido se contempla el trabajo como una mercancía, cuyo propósito es hacer dinero. En realidad, es una falta de respeto hacia los propios trabajos.

Los editores utilizan este término con frecuencia y buscan incrementar el poder del copyright en nombre de los autores (creadores, como ellos los llaman) de las obras. El término contenido revela su verdadera actitud hacia estos trabajos y hacia sus autores.

Creador

Si se utiliza el término creador aplicado a los autores, se los compara implícitamente con una deidad (el Creador). Los editores utilizan este término para elevar la posición moral de los autores por encima de las personas corrientes. El fin que persiguen es justificar que se conceda a los autores un control desorbitado sobre el copyright, de forma que los editores puedan hacer uso de este derecho en su nombre. En su lugar recomendamos decir autor, aunque en muchos casos lo que realmente se desea expresar es titular de los derechos de autor.

Bienes digitales

El término bienes digitales, aplicado a las copias de trabajos con autoría, erróneamente los equipara con bienes físicos que no pueden copiarse y, por consiguiente, tienen que ser producidos y vendidos.

Propiedad intelectual

A los editores y abogados les gusta describir el copyright como propiedad intelectual, un término que también se aplica a patentes, a marcas registradas y a otras áreas legales más difusas. Estas leyes tienen tan poco en común y difieren tanto entre sí, que no es conveniente generalizarlas. Es preferible hablar específicamente sobre derechos de autor, patentes o marcas registradas.

El término propiedad intelectual esconde en su significado que la forma de pensar sobre todos estos asuntos tan dispares está basada en una semejanza con los objetos físicos, y nosotros los concebimos como una propiedad física.

Cuando se trata de copiar, esta analogía no atiende a la diferencia crucial entre los objetos materiales y la información: la información puede ser copiada y compartida casi sin esfuerzo, mientras que los objetos materiales no se pueden copiar de esa manera.

Para evitar difundir prejuicios y confusiones innecesarias sobre este término, es preferible tomar una decisión firme: no hablar o ni siquiera pensar en términos de «propiedad intelectual».

Piratería

Los editores utilizan a menudo la palabra piratería para referirse a las copias que ellos no permiten. De este modo, sugieren que, en cuestiones de ética, equivale a abordar barcos en alta mar y secuestrar y asesinar a la gente que viaja en ellos. Basados en dicha propaganda, han logrado que la mayoría de las leyes de todo el mundo prohíban la copia en la mayoría o en todas las circunstancias, según el caso, y siguen presionando para seguir restringiendo de forma más estricta.

Si usted no cree que copiar sin la autorización del editor sea sinónimo de secuestrar y asesinar, es preferible que no utilice la palabra piratería para describirlo. Existen términos neutrales que se pueden usar en lugar del anterior, como copia no autorizada o copia prohibida (para una situación que sea ilegal). Algunos de nosotros incluso podríamos preferir un término positivo, tal como compartir información con el prójimo.

Protección

A los abogados de los editores les encanta usar el término protección para describir el copyright. Esta palabra lleva implícito en su significado que se evite la destrucción o el sufrimiento. Por consiguiente, impulsa a la gente a identificarse con el dueño y con el editor -quienes se benefician del copyright-, en lugar de identificarse con los usuarios que son quienes sufren la restricción.

Resulta fácil evitar la palabra protección usando términos neutrales en su lugar. Si quiere criticar el copyright en lugar de apoyarlo, puede usar el término restricciones por copyright. De ese modo, usted puede decir las restricciones por copyright permanecen vigentes durante un tiempo muy prolongado.

El término protección también se utiliza para describir acciones malintencionadas. Por ejemplo, protección de copia es una acción que interfiere en la copia. Desde el punto de vista del usuario, esto es un impedimento. Por eso, podemos llamar a esta característica impedimento de copia.

Robo

Los defensores del copyright usan frecuentemente palabras como robo o hurto para describir la infracción sobre los derechos de autor. Al mismo tiempo, nos piden que tratemos el sistema legal como si fuera una autoridad ética: si copiar está prohibido, debe de ser malo.

Se ha generalizado la idea incorrecta de que las leyes deciden lo que está bien o lo que está mal. Las leyes son, en el mejor de los casos, un intento de hacer justicia. Decir que las leyes definen la justicia o las conductas éticas, es tergiversarlo todo.

Un comentario en “Los “piratas” amenazan a los “creadores” y a la industria del “contenido”

  1. Saludos

    Gracias por comentar con su audiencia acerca de lo que está ocurriendo en México con respecto a la propuesta de Ley ACTA, en mi estado de orígen, junto con otros interesados estamos promoviendo un conjunto de leyes de protección de obras culturales y científicas (a través de CreativeCommons), y la creación de un Centro Público de Difusión y Protección de Obras Culturales y Científicas.

    Esto y otras medidas son con el objetivo de blindarnos legalente ante la posible aprobación de la Ley ACTA en México, puesto que en ocasiones a pesar de negarse la aprobación en el Congreso y/o Senado, lo realizan a través de un paquete de reformas rápidas, cosa que ya han hecho antes aquí en México.

    Si ustedes gustan, podríamos enviarles la información base para presentar propuestas similares en su legislación local.

    Seguimos en contacto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s