Biología, computación y patentes de software.

En esta entrada quiero compartir una reflexión sobre un interesante artículo. Pido una disculpa a los lectores que no entiendan el idioma inglés, pues me hubiera gustado traducir el artículo referido, pero las traducciones de artículos que antes hacía me toman mas tiempo del que puedo disponer. Además, como recomendación a todos aquellos que se dedican a alguna actividad relacionada al cómputo, el tener la capacidad de comprender textos en este idioma es casi una necesidad.

Nido de hormigas. Las que están dentro esperan por la llegada de las exploradoras anteriores.

La nota se resume en que, a través de un estudio conjunto de un computólogo y un biólogo de la universidad de Standford, se descubrió que una especie de hormigas (Pogonomyrmex barbatus) utiliza un método de búsqueda de alimento que coincide con el algoritmo usado en el protocolo de control de transmisión (TCP) en lo referente a la regulación del ancho de banda. Las hormigas regulan la cantidad de elementos que salen del nido de acuerdo al tiempo en que cada elemento regresa exitosamente, con alimento, de una exploración. Este proceso es análogo al del protocolo TCP para verificar el tiempo o latencia con la que responde un cliente al que se le hace una transferencia.

En alguna entrada anterior había publicado la traducción de una noticia sobre cómo un comportamiento biológico había llevado a la solución de un problema de redes. En el caso de esta noticia sobre las hormigas hay un detalle muy interesante. El algoritmo del comportamiento de estas hormigas fue registrado en un estudio cuya fecha es anterior a la creación del protocolo TCP, por lo que se cree que la observación de seres vivos, en particular hormigas, puede ayudar a generar nuevas soluciones a problemas de redes.

A lo largo de la historia de la humanidad el hombre ha encontrado una gran cantidad de dificultades que lo han llevado a diseñar soluciones para superarlas. Sin embargo, estas soluciones no son producto exclusivo del gran ingenio de una persona o grupo de personas. Detrás siempre existe un escrupuloso proceso de observación de la naturaleza, que tras años de evolución ha llegado a desembocar en sistemas complejos que nos dan la respuesta a una gran cantidad de problemas.

Hablando de software, un programa es la traducción a un lenguaje de máquina de un conjunto de instrucciones que queremos que la computadora realice. Gran cantidad de software está patentado en Estados Unidos porque ha resultado en un jugoso negocio para las grandes compañías de software. Como ejemplo el reciente caso de Apple vs Samsung. Pensando en el caso del protocolo TCP ¿podríamos decir que tiene un inventor? ¿Acaso las hormigas deberían cobrar regalías por toda la transmisión de datos que hacemos todos los días utilizando este protocolo de comunicación?

Así como un algoritmo puede ser pensado dos veces en la naturaleza (una por las hormigas y otra por el hombre) también hay muchas cosas que pueden ser independientemente pensadas por diferentes personas y llegarse a la misma conclusión. La escritura y el lenguaje son ejemplos muy claros de esto, así como el caso del cálculo diferencial “inventado” independientemente por Newton y Leibnitz y afortunadamente no patentado.

Si a alguno le parece que tal vez soy un exagerado y les parece ridículo pensar que alguien quiera o permita patentar cuestiones como las que antes hablaba hay una historia que cuenta James Gosling al respecto. Cuando Sun entró al juego de las patentes de software para poder defenderse de alguna infracción de patentes de las compañías rivales, se le pidió a los empleados que patentaran todo lo que pudieran patentar, derivando en un juego entre Gosling y sus compañeros para ver quién hacía la patente mas ridícula. Gosling no ganó el juego con la suya que básicamente es patentar una compuerta lógica, imaginen cuál sería la ganadora.

Afortunadamente en nuestro país, de lo poco que no le hemos copiado al vecino país del norte, aún no tenemos patentes de software. Tampoco tenemos una gran “industria” de software. Pero sí tenemos mucha gente interesada en la programación. Espero que este mismo interés nos permita preocuparnos por este tipo de políticas que afectan nuestra profesión para no permitir que algo como las patentes de software lleguen por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s